Preparándonos para recoger la cosecha

Agradecemos a nuestro Padre por su fidelidad, el cual no ha
ayudado hasta aquí, iniciamos el año 2020 bajo el tema anual: Haz
obra de evangelista, cumple tu ministerio II Timoteo 4:5, y en ese
marco, el tema de este mes es “Preparándonos para recoger la
cosecha” Juan 4:35-37
Cuyo propósito es que cada persona alcanzada por Dios tenga un
compromiso a seguir y estar dispuesto para toda buena obra, él nos
llama a que compartamos a los demás lo que él ha hecho en
nuestras vidas, recordando la palabra de Dios que dice que donde
abundó el pecado, sobreabundó la gracia de Dios. La incertidumbre
se ha apoderado de las personas, sin embargo no hay que
angustiarnos y desesperarnos sino aprovechar la oportunidad para
llevarles un mensaje de restauración, ya es tiempo que cada uno de
nosotros desarrollemos la compasión por los demás y miremos con
fe, así como el Señor nos vio a nosotros, y aunque estemos en
medio de cualquier crisis, la iglesia del Señor no debe distraerse,
sino cumplir la gran comisión, que es un compromiso de todos.
Atendamos su llamado y seamos agradecidos, insistamos en
tiempo y fuera de tiempo. Que bueno por los que dicen heme aquí
Señor envíame a mí y por otros que dejan todo por servir al Señor;
porque él desea que seamos pescadores de personas, cada uno de
nosotros debemos estar conscientes que el evangelio es para todo
aquel que decide recibir al Señor.
Hermosos son los pies de los que anuncian las buenas nuevas de
salvación y Dios no es injusto para olvidar el trabajo de cada uno de
nosotros, mostrar a las personas el camino del Señor Jesucristo y
ser testigos de lo que Dios hace en sus vidas, es nuestra mejor
recompensa.
Es tiempo de salir de la comodidad y esforzarnos poniendo manos
a la obra, porque Dios va delante de nosotros, todos podemos con
la ayuda del Espíritu Santo que nos da la autoridad para hablar con
denuedo su Palabra. Permanezcamos en el Señor y él nos dará la
victoria.

Nuevo Aquí?

Escríbenos para saber de nuestros grupos de crecimiento