Jesucristo príncipe de paz

Oscuridad había en el mundo, y Dios decidió acercarse a la humanidad enviando a su hijo Jesús, el cuál vino a pagar por nuestros pecados, y darnos salvación, y vida eterna.

En esta época que celebramos navidad, que es el nacimiento del Salvador es triste observar que la sociedad considera que hay dos celebraciones; una comercial y otra espiritual, la comercial nos lleva al consumismo desmedido, al derroche como si la vida se fuera a acabar en este mes, por lo cual pidámosle a Dios ser buenos administradores de lo que llega a nuestras manos.

La navidad espiritual es fiesta en el espíritu, tiempo en pensar en los demás, ya que nadie es tan pobre que no tenga que compartir, es por ello que debemos prepararnos no sólo para recibir sino para dar, que sea un buen tiempo para estar con la familia y compartir de Jesús que trajo su luz y esperanza a este mundo extraviado y en oscuridad.

Aún hay oportunidad de hablar de las buenas nuevas de gran gozo, por lo cual adoremos a Dios y preparémonos para no caer en las ofertas del enemigo porque el mejor regalo a recibir es el Señor Jesucristo.

Él habla entre nosotros y nos muestra el camino a seguir, guiándonos con su espíritu Santo, sabiendo que hemos aprendido a contentarnos cualquiera que sea la situación, porque el gozo del Señor es nuestra fortaleza, que en este tiempo de navidad haya paz reconciliación como familias y que el año nuevo sea de mucha bendición.

 

Nuevo Aquí?

Escríbenos para saber de nuestros grupos de crecimiento