¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? Lucas 24.5-6

Jesús es la prueba irrefutable de amor, más grande que la humanidad ha recibido, Él Padre Celestial envío a su hijo en propiciación por nuestros pecados, pero lo triste es, que hay personas, aun rechazándole.

El primer propósito de Dios al ofrecer a su hijo en sacrificio fue buscar y salvar al perdido, ese amor incondicional se revela a través de su hijo y todo lo que Él hizo, murió y resucitó al tercer día, constituyéndose en el camino para llegar al padre, porque todo el que cree en Él tiene vida eterna y ha pasado de muerte a vida. Queda claro que no hay salvación en nadie más que en Jesús, porque no hay otro nombre dado a los hombres en el que podamos ser salvos, por Jesús somos justificados ante el Padre.

Jesucristo es el gran vencedor, con su sacrificio sometió el pecado y la muerte, y solo a través de Él podemos acceder a la salvación y a la vida eterna, es por esa razón, que nada ni nadie debe separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús, lo que nos constituye en más que vencedores.

Es necesario permanecer firmes hasta el final, porque solo el que persevere hasta el fin éste será salvo. Celebremos a Jesús, su iglesia es parte de su victoria, no se turbe vuestro corazón ni tengáis miedo, él es nuestro eterno protector. No olvidemos, Jesús pronto regresará por su iglesia que se mantiene anclada en Él.

En el Amor de Jesucristo,

 

Pastores Oswaldo y Vilma Canales.

Nuevo Aquí?

Escríbenos para saber de nuestros grupos de crecimiento